Google+ Followers

miércoles, 7 de diciembre de 2016

¿QUE TANTO SABES DE TUS PROPIOS SENTIMIENTOS?


Es normal que, en ocasiones, no querramos admitir o aceptar algo que estamos sintiendo o pensando, algo que está sucediendo en nuestro interior y que consideramos que es "incorrecto", que no deberíamos sentirnos así, que no somos la clase de personas que se sienten o piensan de ese modo.
Por tanto, cuando nos descubrimos a nosotros mismos reaccionando de un modo que consideramos incorrecto o impropio del tipo de personas que deseamos ser, tendemos a reprimirlo, a sacarlo de nuestra conciencia negándolo no sólo ante los demás, sino también ante nosotros mismos.
Si esto sólo pasa ocasionalmente, o bien si la negación no es tan fuerte como para impedir una posterior aceptación, no tiene por qué causar demasiados problemas. Al final la realidad se impone, aceptamos lo que estmos sintiendo y, de este modo, podemos trabajar sobre dichas emociones y transformarlas de un modo sano y adecuado, aprendiendo y creciendo en este proceso.
No obstante, hay personas que tienen una tendencia especial a no aceptar lo negativo de sí mismas. Los motivos pueden ser diversos. La mayoría de las personas quieren pensar de sí mismas que son personas centradas, equilibradas, que reaccionan con sensatez y con corrección, que son políticamente correctas, etc. Esto no suele impedir, por lo general, que reconozcan también sus defectos e imperfecciones. Pero cuando esta tendencia a mostrarse perfectos ante sí mismos y los demás es demasiado fuerte, la tendencia a reprimir lo negativo de sí mismos será también mucho más elevada.
Podemos temer no ser la persona perfecta que creemos que deberíamos ser, capaces de tomarse las cosas con calma, de ser comprensivos y tolerantes, de ver el lado positivo de las cosas, etc. Un Un ejemplo, Luna jamás sentía ira. Esto habría estado muy bien si su falta de ira se hubiese debido a que su forma de reaccionar ante las molestias, los inconvenientes o los abusos de los demás hubiese sido asertiva, aceptando aquello que le ha molestado, exponiendo a los demás sus puntos de vista, así como lo que considera aceptable e inaceptable y haciendo valer sus derechos al tiempo que respeta los de los demás. Pero no era esto lo que Luna hacía. Ella sí sentía ira, pero la negaba de inmediato, porque pensaba que las personas que sienten o reaccionan con ira son malas personas y que sentir ira es incorrecto y horrible. De modo que cuando sentía este tipo de emociones, las negaba de inmediato ante sí misma, se ponía una máscara de buen humor y fingía ser una persona que en realidad no era. De este modo, no estaba manejando correctamente sus emociones de ira, no estaba trabajando en ellas ni se estaba dando la oportunidad de aprender a ser esa persona que deseaba ser; es decir, la persona que responde de un modo sereno y asertivo ante los incidentes que, en principio, podrían causar ira. Su problema principal era que no sabía como manejar estas emociones de un modo adecuado ni tampoco se permitía expresarlas de un modo inadecuado.
Por supuesto, todos podemos estar de acuerdo en que dejar salir la ira libremente y destrozar los muebles de la habitación o gritar e insultar a una persona de un modo del que nos vamos a arrepentir, no es lo más deseable. Pero, aún así, esto es preferible a negar lo que sentimos.
Al menos la persona que no sabe manejar correctamente su ira pero la reconoce, la acepta y la deja salir inadecuadamente, gritando y arrojando objetos, sufrirá las consecuencias de sus actos, tendrá la oportunidad de arrepentirse y de trabajar en sus emociones, de modo que pueda aprender a expresar su enfado de un modo más adecuado y asertivo, en vez de agresivo. Pero, ¿cómo hacer esto si, desde el principio, niega sentir ira? ¿Como trabajar en una emoción que ni siquiera reconoces tener?
Muchas personas se preguntarán: si estoy reprimiendo una emoción, ¿cómo sé que lo estoy haciendo? Cuando no dejamos que se exprese nuestra psique, no es raro que se acabe expresando nuestro cuerpo.
Luna  tenía dolores por todo el cuerpo y cansancio crónico. Las personas que tienden a reprimir lo negativo suelen tener enfermedades psicosomáticas, como problemas gastrointestinales, problemas respiratorios, dolores, problemas en el sistema inmunitario (como alergias), etc. Esto es debido a la tensión y estrés ocasionado por el hecho de reprimir las emociones que no está aceptando. Para mantenerlas a raya hace falta un gran esfuerzo y gasto de energía y supone un estrés constante para nuestra mente y nuestro cuerpo, que, al cabo del tiempo, se acaba manifestando en forma de enfermedad o síntomas físicos, así como síntomas psicológicos inespecíficos que parecen salir de la nada ("tengo una sensación de miedo y ansiedad, pero no sé de dónde salen").
Por tanto, si tienes alguna enfermedad crónica, si tienes síntomas que los médicos no logran explicar del todo, si tienes dolores y contracturas con frecuencia, o si tienes síntomas psíquicos que no te explicas, es posible que tengas que prestar más atención a lo que sucede en tu interior y a tu forma habitual de comportarte.
1. Puedes empezar preguntándote, por ejemplo, si hay alguna emoción que no sientes jamás y si consideras que esa emoción es inaceptable. Esa podría ser una de las emociones que tiendes a reprimir.
2. Describe qué clase de persona eres, que cualidades y características positivas destacas de ti mismo. Céntrate en esas cualidades que son importantes para ti y que no tenerlas te haría sentirte sumamente decepcionado o avergonzado. Por ejemplo, si te describes como una persona sincera que da gran importancia a la sinceridad y que considera que no ser sincera te haría sentirte decepcionado o avergonzado de ti mismo. Luego piensa en las cualidades opuestas a estas, ¿las has visto alguna vez en ti? Siguiendo con nuestro ejemplo, ¿has dejado de ser sincero alguna vez, has mentido, has sido falso o hipócrita?
No respondas con un sí o un no; en lugar de eso, busca ejemplos de ocasiones en las que no hayas sido sincero. Si no eres capaz de encontrarlas puedes preguntarte si tienes tendencia a reprimir o enmascarar ese tipo de conductas cuando las presentas.
Es importante tener en cuenta que las emociones o los pensamientos surgen muchas veces de manera automática sin que podamos hacer nada por evitarlo. Es decir, tal vez no podamos evitar que surjan de repente, pero, una vez que surjan, sí podemos manejarlas de un modo adecuado para expresarlas de la forma más aceptable. Es decir, podemos sentir ira de repente, tras algún acontecimiento, pero si la reconocemos y aceptamos que la hemos sentido, podremos trabajar en ella, calmarnos y expresar nuestro enfado de manera asertiva.
Algunas personas no aceptan sus emociones porque piensan que no son el tipo de personas que sentirían eso. Por ejemplo, cuando sentimos un amor profundo hacia alguien que ya no esta en nuestra vida, sentimos que no es adecuado buscarla por temor a que nos rechace y reprimimos ese sentimiento.
Otras personas temen sobre todo las reacciones de los demás. Temen mostrar la parte de sí mismas que consideran inaceptable porque temen que otras personas las rechazarán. De este modo, muestran siempre buena cara ante los demás, se muestran amables, simpáticos, siempre de buen humor, y reprimen cualquier emoción negativa que pudieran sentir. Esto les impide tratar de manera adecuada cualquier problema que puedan tener con otras personas.
Por ejemplo, si la otra persona los trata de un modo desconsiderado y se sienten mal es posible que no lo reconozcan, que se pongan la máscara de persona que no se ve afectada por ese tipo de cosas y se digan a sí mismos: "En realidad no me importa, es libre de hacer lo que desee". Si creyera esto de verdad no habría problema; pero el caso es que realmente no se lo cree, es una mentira, un autoengaño, pues lo que de verdad piensa es que esa persona le ha despreciado y maltratado y se siente dolido por ello, pero no es capaz de reconocer que eso es precisamente lo que está pensando porque se niega a ser el tipo de persona que piensa así, desea ser esa persona perfecta que no se preocupa por "tonterías".
Lo paradójico del asunto es que podría acercarse a ese ideal de persona que desea ser si reconociera sus verdaderas emociones y reacciones y trabajara para cambiarlas en vez de negarlas, pues negándolas no hace que desaparezcan, sólo se pone una máscara, una careta que no muestra quien es de verdad y de este modo no evoluciona ni crece como persona. Es como si alguien que no sabe nadar se avergüenza de ello y no lo reconoce ni ante sí mismo ni ante los demás. De este modo jamás aprenderá a nadar, sólo será una persona que finge saber nadar y que tendrá que pagar un precio por mantener esta mentira.
He leído el libro "Entre sombras" que habla sobre el lado más obcuro del ser humano. Debemos reconocer que todos tenemos un lado malo, un lado que reprimimos, quizá por creer que es lo mejor, o que es lo adecuado, pero la realidad es que cuando reprimimos nuestros sentimientos nos hacemos más daño. Es importante poner atención a nuestros sentimientos, a nuestras emociones, aunque sean negativas ya que solo de ésta manera podremos hacer frente a nuestros problemas y superarlos.

No hay comentarios: