Google+ Followers

viernes, 12 de septiembre de 2014

COSAS QUE DEBES HACER MIENTRAS ERES JOVEN




El tiempo pasa y tarde o temprano vendrán los tiempos cuando no puedas hacer muchas cosas que ahorita tienes la oportunidad de hacer y quizá las vas posponiendo porque piensas que habrá una "próxima vez"  Aquí una lista de las cosas que probablemente lamentarás si no las hiciste  ahora que puedes:
No haber viajado cuando tuviste la oportunidad. Viajar es cada vez más difícil a medida que envejeces, pues tener una familia de 3 o más personas resulta más complicado que sostenerte a ti solo. Además la salud es importante, no es lo mismo ir a escalar un volcán con un grupo de amigos o una larga caminata por el Machu Pichu que ir a Disney con tus 3 hijos, no digamos ir de viaje cuando eres anciano y debes tomar 25 pastillas (incluyendo hasta las hemorroides jajaja)
Seguir manteniendo una relación tormentosa. Recuerda que “si decides estar en una relación infeliz, has decidido ser infeliz”. Créeme, nadie que haya salido de una mala relación en el pasado, ha volteado sin decir que hubieran deseado salirse antes. Cuando ya tienes mas de 50 años, no será fácil encontrar una pareja para vivir felices para siempre, es mejor si tienes una mala relación CORTARLA DE UNA VEZ así te das la oportunidad de ser feliz el resto de tu vida. Yo lo hice y fue la mejor decisión que tome.
Perderte la oportunidad de ir a conciertos de tus cantantes favoritos. Mientras eres joven, si tienes poco dinero pero viene tu artista favorito, 10 años después recordarás ese concierto al que fuiste y apenas pudiste pagarlo, pero no recordaras que usaste ese dinero para comprarte un par de zapatos. Además no es lo mismo ir de viejo a un concierto de ópera que hacer relajo en un concierto de Mago de Oz (Recuerdo que adquirí la AH1N1 en un concierto de Mago de Oz, estuve re mal hasta aislada pero es algo que nunca olvidaré)
No poner “hacer ejercicio y dieta” como una prioridad. Muchísimas personas alcanzarán la plenitud física de su vida acostados en un sillón. Cuando llegues a los 40, 50 y más, lamentarás haberte quedado sin hacer nada en lugar de haberte cuidado un poquito, lamentarás ver a esas señoras que se ven tan divinas en un jeans mientras te das cuenta de que eres un tremendo Bofo con mas llantas que el muñequito de Michelín.
No renunciar al trabajo que odias. Ok, entendemos que hay que pagar los recibos, pero si no tienes un plan para mejorar, podrías despertar 40 años después viviendo en un infierno laboral y sumando facturas el resto de tu vida. Observa a las personas que han dejado esos trabajos que odiaban, al final salieron adelante haciendo lo que les gusta. Es cuestión de romper paradigmas (Yo tenía la mala suerte de tener siempre trabajos que no me permitían tener vida personal, malos jefes, horarios super largos. Hasta que decidí cambiar un buen sueldo por hacer lo que me gusta, ahora puedo salir a las 5:00 pm. disfrutar a mi familia y hasta tengo la dicha de tener un buen jefe)
No darte cuenta lo guapo/guapa que eres. Muchos de nosotros pasamos mucho tiempo lamentándonos por no ser tan guapos y gastamos fortunas en mejorar algo que no nos parece. En realidad, somos bellos todo el tiempo, pero si no haces un esfuerzo por verte mejor, siempre serás una persona que no disfruto de verse bien y lucir lo que tenía mientras pudo, no importa la edad que tengas, es momento de hacer un cambio y lucir bien, adelgazar un poco, comprarte la ropa que te gusta y darte cuenta de lo atractivo que eres.
Tener miedo de decir “TE AMO”. Cuando seas grande, verás que aunque tu amor no fue correspondido, siempre habrás querido expresar tus sentimientos. No dejes ir al amor de tu vida por no haberle dicho lo que sentías, porque puede que esos tiempos nunca vuelvan y termines quedándote con alguien que ni querías solo para no estar solo (Yo me arriesgué y al final logré casarme con mi príncipe azul, sino hubiéramos dicho lo que sentíamos seguramente estaríamos aburridos y solos)
No escuchar los consejos de tus padres. Lo sabemos, cuando eres joven no los quieres ni escuchar, pero créeme, cuando crezcas, desearás tan siquiera poder escuchar su voz, más aún un consejo. Y lo mejor es que todo lo que te dijeron era cierto.
Apoyar el sueño de otras personas por encima de los tuyos. Si, ayudar a otros es bueno, siempre y cuando te des también el tiempo y espacio para brillar por ti mismo/a y realizar tus propios sueños.
Guardar rencor o resentimiento por alguien. Eso significa dejar que alguien viva en tu cabeza innecesariamente y No vale la pena. ¿Cuál es el punto de recordar y recordar el daño que te han hecho? Déjalo ir. Se que es muy difícil pero hay que hacerlo alguna vez, olvidemos a esas personas y mejor centrémonos en recordar a los que nos han hecho felices.

No defenderte. La gente mayor no deja que nadie les haga algo que no quieren, tu tampoco deberías.Porque algún día cuando llegues a viejo pensarás ¿Como me deje hacer eso? ¿Por que permití que me hicieran sufrir? Haz algo y hazlo ya.

No haber hecho una actividad como voluntario. Créeme, ayudar a alguien voluntariamente a hacer su vida más placentera, es algo que jamás lamentarás. Además cuando mueras y llegue el día del juicio final seguramente te preguntarán ¿Que hiciste de bueno en la tierra? ¿A quien ayudaste? ¿Quieres tener algo que decir? Inicia ahora.

No cuidar tus dientes.  Cuida tus dientes ahora que puedes porque cuando seas mayor y te falten 3, 4 o más dientes, habrás deseado cuidarlos más. Además por una sola muela que necesite tratamiento de canales es un ojo de la cara lo que tienes que pagar ¿Quieres gastar tus ahorros teniendo dientes para comer algo mejor que papillas? Empieza a cuidarlos ya.

No preguntarles cosas de la vida a tus abuelos antes de perderlos. Ellos ya han pasado por donde tú vas caminando y son una fuente inmensa de sabiduría. No pierdas la oportunidad de quererlos antes de que se vayan.

Trabajar de mas. Nadie que vaya a morir ha deseado haber trabajado más o haber pasado más tiempo en la oficina. Por el contrario, desearon haber pasado más tiempo con su familia, amigos, pasatiempos. Como dije anteriormente, yo vivía para trabajar y fue el motivo por el cual no logré realizarme antes de los 30. Dejas de vivir muchas cosas por pasar en una oficina que al final.. Te echan como perro cuando ya no eres útil. Piénsalo.

No haber sembrado aunque sea un árbol. Yo tengo un árbol que sembré y se llama "Don Justo" fue hace muchísimos años y tengo la satisfacción de que cada vez que paso por mi antigua casa pienso "Ahí esta mi árbol" Anímate a sembrar aunque sea uno.

No detenerte para apreciar el momento. Sí, lo sabemos, los jóvenes siempre son muy activos, pero detenerte y admirar a tu alrededor es algo bueno, hazlo. Yo siempre he querido pasar a un mirador que está cerca de un hermoso lago y nunca lo he hecho, no me gustaría morir sin haber apreciado esa hermosa vista así que la próxima vez que vaya, seguro recordaré lo que estoy escribiendo y me detendré a apreciarlo.


En fin.. hay muchísimas cosas que debes hacer ahora que puedes, espero que con lo escribí alguno de ustedes decida disfrutar más del momento y no lo lamenten cuando ya no puedan hacerlo.

lunes, 1 de septiembre de 2014

DE REGRESO AL TRABAJO DESPUES DEL NACIMIENTO DEL BEBE (PSICOLOGIA DE LA MADRE)




Cuando tienes un bebe, tu vida cambia, eso todas lo sabemos. Has estado con tu hermoso bebe desde el día en que nacio y con el tiempo has iniciado una rutina. Pero cuando te das cuenta.. el tiempo se ha terminado. Es el momento de regresar a la oficina y por increíble que parezca, es momento de dejar a un lado esa vida marivillosa de dejar a nuestro mas preciado tesoro en las manos de otra persona. Muchas madres tienen el privilegio de contar con el apoyo de sus madres o sus suegras para el cuidado de su bebe, pero habemos otras que no tenemos mas remedio de dejarlo en un day care porque la situación no se presta para darnos el lujo de dejar el trabajo. 

Muchas cosas pasan por nuestra mente ¿Como van a tratar a mi bebe? ¿Le darán pacha cuando empieza a llorar? o ¿Sera que van a dejarlo mucho tiempo desconsolado mientras atienden a otros bebes? ¿Sera que van a pegarle? y ¿De que forma me daré cuenta si lo están maltratando si siendo tan chiquito e indefenso no me lo puede decir? ¿Sera que va a extrañarme? Todo esto empieza a darnos vuelta y en mi caso he empezado con insomnio solo de pensar que en una semana mas tendré que enfrentar ese terrible momento. Por otro lado esta el trabajo. ¿Sera que voy a interesarme como antes en mi trabajo o estare pensando en el bienestar de mi hijo? ¿Que pasa si tengo que quedarme tiempo extra en la oficina? Ahora ya tengo alguien esperándome en casa a quien espero seguir amamantando. ¿Me dará tiempo de extraerme leche materna en la oficina? En fin.. Un sinnumero de preguntas sin respuesta vienen a nuestra mente mientras nuestra ansiedad empieza a crecer al imaginarnos a nuestro pobre bebe solito y sin nuestra protección. Creo que es un momento demasiado dificil que sabemos que tendremos que superar y que terminaremos adaptándonos a él al igual que nuestro bebe. Al pasar los dias, vuelves a ser lo que eras antes "Una mujer que trabaja" Asi de simple. Todo es cuestión de tiempo. Sin embargo hay algunos aspectos que no debemos dejar de lado:

LA CULPA: Al principio nos sentimos culpables por no estar cumpliendo nuestra función de madres. no podemos evitar sentir que le estamos fallando a esa pequeña criaturita indefensa que necesita tanto de nosotras. Sin embargo debemos entender que al menos que nos casemos con una persona que tenga tanto dinero que no tengamos necesidad de trabajar, eso es imposible, la realidad es otra, la realidad es que entre los dos tenemos que aportar económicamente al hogar si es que queremos que nuestros hijos vayan a un colegio decente, si queremos tener una casa propia y hacer un patrimonio para nuestro futuro. El hecho de pensar el por que lo estamos haciendo, es una forma de evitar sentirnos culpables, además las mujeres que hemos sido independientes, estamos acostumbradas a no depender de nuestro esposo para todo y el hecho de seguir nuestra vida profesional nos da esa independencia a la cual estamos acostumbradas porque a veces es mejor sentirnos culpables que estar de ama de casa en pijamas esperando a que nuestro marido llegue a la casa y celándolo hasta con la que vende los almuerzos en su oficina.

LAS CRITICAS DE LA GENTE: He aprendido que la gente no hace mas que hablar y criticar. Seguro las mamas que se dedican a sus hijos empezarán a criticarte y a decirte que eres una mala madre porque has tenido que dejar a tu bebe para volver al trabajo, te dirán madre desnaturalizada, te dirán que no entienden como es posible que tengas corazón para dejar abandonado a tu pobre angelito en una guardería. Mi consejo personal "Que se vayan al carajo". No prestes atencion a lo que te dice la gente porque solo acabarás deprimida y de todas formas no tienes otra opción.

EL APEGO: Obviamente te sientes estresada y ansiosa por este cambio que te espera pero lo mejor es tratar de pensar de forma positiva y transmitirle a tu bebe tu calma y tu felicidad, ya que tu hijo puede percibir todo lo que sientes y seguramente si estás estresada y negativa, terminarás contagiando a tu pequeño con esos sentimientos de inseguridad.

VENTAJAS DE REGRESAR AL TRABAJO:

  1. independencia económica: La mejor forma de prosperar en un matrimonio es compartiendo los gastos y además tendrás la satisfacción de que puedes darte tus gustos y dárselos a tu bebe con ese dinero que has ganado con tu esfuerzo y estas construyendo el futuro de tus hijos
  2. Desconectarte de la casa y del bebé: Algunas veces necesitamos un descanso y sentirnos libres de la rutina. El hecho de regresar al trabajo te permite interactuar con otras personas y no estar todo el día encerrada en la casa haciendo labores domésticas y cuidando al bebe.
  3. Relacionarte con tus compañeros. Es necesario ya que el ser humano es un ser social y necesita esa interacción. Ayuda una salida de vez en cuando a almorzar con los compañeros, hacer nuevas amistades y estar entretenida haciendo otras actividades.
  4. Sentirte activa y útil: Te sentirás nuevamente como una persona exitosa y capaz de tomar decisiones, te entusiasmarán los nuevos proyectos de la oficina y te sentirás feliz por los logros y los nuevos retos que supone la vida laboral.
  5. Aumento de confianza ante las nuevas tareas a desarrollar: Aumento de la autoestima al realizar tareas y proyectos nuevos.
  6. Más seguridad económica para la familia: Sientes la confianza de que estás aportando al hogar y no sobrecargando a tu esposo con todos los gastos.
  7. Te sentirás más realizada: Aparte de la realización de ser madre, te sentirás feliz de estar mejorando en tu vida profesional.
  8. La inactividad laboral prolongada complica la reincorporación futura: Las mujeres que dejan de trabajar quedan desactualizadas y luego es mas dificil conseguir un trabajo porque estás compitiendo con personas que no han dejado de trabajar y que tienen ideas mas frescas y están acostumbradas al ritmo de trabajo.
  9. Evitas encerrarte en el mundo que envuelve a tu hogar: Muchas mujeres se deprimen al dejar la vida laboral cuando siempre han trabajado, porque no están acostumbradas a estar encerradas y algunas veces necesitan desconectarse y tomarse el tiempo que estando en casa, es imposible encontrar.
VENTAJAS DE QUEDARTE EN CASA:
  1. Dedicación exclusiva y total para la familia sobretodo para tu bebé o hijos más chicos: Dicen que los hijos necesitan de su madre en sus primeros años de vida porque están formando su personalidadasí que al estar con ellos, tendrás la oportunidad de no perderte sus gracias y sus nuevos comportamiento, tendrás un lazo afectivo mas fuerte con ellos. 
  2. Más tiempo libre: Si sabes organizarte, te queda tiempo para hacer ejercicios, aprender a cocinar y hacer cosas que estando en una oficina, es imposible hacer.
  3. Mayor descanso y relax. Estando en la casa tienes la oportunidad de tomar una siesta mientras tu bebe duerme, de darte un baño en la tina y hasta de ponerte al día con tus amigas o juntarte a tomar un cafe mientras todos los demás trabajan.
  4. Practicar tus hobbies favoritos: Incluso hasta puedes ver en youtube una rutina de yoga y hacerla en casa o salir a correr y hacer lo que te gusta.
  5. Ahorro de dinero (de la sala cuna, jardín infantil o de una persona que lo cuide en el hogar).
Luego que hayas valorado cada uno de los puntos de tu lista (pueden ser listas separadas) tendrás un panorama más claro para tomar la decisión.  Si de todas maneras las dudas o temores persisten, y si la estructura y organización de tu fuente laboral lo permiten, podrías intentar trabajar sólo algunas horas o puedes buscar un trabajo cuyos horarios te permitan coordinarlo con las actividades de la casa.
Si la balanza se inclinó por quedarte ahora o definitivamente en casa, la idea es que disfrutes esta nueva etapa y la decisión que tomaste, concéntrate en la maternidad en una etapa que pasa muy rápido –aunque a veces creas lo contrario-.  Felicitaciones.
En cambio si la determinación fue regresar al mundo laboral, también mereces felicitaciones, porque volverás a formar parte de un importante y creciente grupo de mujeres que están activas dentro y fuera del hogar.  En este caso, eso sí, deberás organizar muchas y muy bien las cosas, porque con un bebé o hijos pequeños estarás más tranquila teniéndolo todo bajo control o al menos lo mejor posible.  En cuanto a los hijos y a tu pareja, el sentido en este escenario será que más vale dedicarles menos tiempo, pero de mucha calidad, que estar mucho juntos pero sin prestarles atención exclusiva.
SENTIMIENTOS ENCONTRADOS
En cualquiera de las dos situaciones, es probable que en algún minuto te aborde algo de sentimiento de culpa.  No desesperes, es algo muy normal.
Si te quedas en casa cuidando a tu hijo y eres del tipo de mujeres que están acostumbradas a una vida muy activa, es probable que en unos meses te subas por las paredes si no llenas tu tiempo con algo más que ser “mamá”. Puedes organizarte y aprovechar para realizar algún taller u otro tipo de actividad, pero eso sí cuando estés recuperada y te sientas menos cansada. Sobretodo ten cuidado con lasdepresiones posparto por leves que te parezcan pide ayuda, por ejemplo, convérsalo con tu médico de cabecera.
Al contrario, si decidiste reanudar tu trabajo no podrás evitar sentirte mal cuando te tengas que separar de tu hijo, hasta el punto de sentirte mala madre por “abandonar” a tu bebé y dejarlo al cuidado de otra persona (aunque ésta sea de total confianza).  Ese sentimiento tan odioso va disminuyendo, o al menos podrás manejarlo sin que te afecte tanto, a medida que pasan los días, ya que se compensa con el sentimiento de felicidad que te invade al tener una vida activa como la que tenías antes de tener al bebé.  Piensa que si tú estas feliz, todos estarán felices y si tu te sientes mal, les transmitirás esa energía negativa también a tus hijos y a tu pareja.  Al desconectarte físicamente de tu hijo durante unas horas, por mucho que lo eches de menos y pienses en él a menudo, volverás a sentirte mujer y no solo madre.