Google+ Followers

jueves, 14 de febrero de 2013

EL AMOR SEGUN FREUD


En mis años de estudio de Psicoanálisis, logre entender que el amor es uno de los sentimientos mas importantes que mueve al ser humano. Siempre me sentí fascinada por Freud y  su teoría del amor.

Realmente, la visión del hombre de Sigmund Freud sigue siendo una de las más influyentes de la historia del pensamiento hasta la actualidad. Y precisamente, los impulsos amorosos y sexuales del hombre tienen un lugar destacado en la psicología.  En el fondo, Freud cree que casi todos los supuestos grandes ideales son reducibles a los instintos más básicos, Por ejemplo, la gente que lucha en el mundo por los grandes ideales, en el fondo, estarían sobre todo preocupados por demostrar su valía ante las hembras… aunque para los hombres pasaría de forma completamente inconsciente esta motivación real. En fin, que El Cid, El Rey Arturo y demás, en el fondo querían pavonearse ante las hembras humanas con su valor, luchaban por grandes ideales, sí, pero detrás de esos grandes ideales, se escondía una motivación muy distinta de la motivación que ellos creían. Y esta motivación, por supuesto, sería sobre todo una motivación amorosa y sexual. ( A veces me molestaba esa extraña obsesión de Freud por el sexo, pero realmente he llegado a pensar que tenía razón). 

Antes de explicar los elementos y tips del amor, debo aclarar los puntos básicos para que cualquier persona que lea este artículo, pueda comprender a que me refiero.


1. El Yo. Es la parte más racional de nuestra alma. Con el yo pensamos, y pensamos de forma lógica y racional. El yo intenta satisfacer los deseos más íntimos que tenemos, pero lo hace de una forma racional y ajustándose al “principio de realidad” (o sea, no alucinar, buscar soluciones sensatas y posibles). Por tanto, el yo en la psicología de Freud corresponde a la parte más racional y sensata del hombre.
2. El Ello. El ello es similar a eso que denominamos “lo inconsciente”. Son los deseos más profundos y los anhelos más insospechados que nos surgen del fondo de nuestro cerebro. Todos nuestros instintos se esconden dentro de la dinámica del Ello: el instinto sexual, el instinto de alimentarse cuando tenemos hambre, el instinto amoroso… ese amar a alguien porque sentimos muy fondo que lo tenemos que amar. Por lo general, el Ello es muy egoísta, sólo piensa en satisfacerse a sí mismo: satisfacer sus deseos sexuales; satisfacer sus ganas de amar aquello que le da placer; satisfacer sus ganas de comer; satisfacer sus ganas de tener un bonito chalet en una cara urbanización de lujo… El Ello  sólo busca su propio interés y está dispuesto a arrasar con todo para satisfacer sus propias ganas de tener placer y riquezas… Y para ello, finge, miente, manipula, distorsiona… 
3. El Superello. El Superello corresponde un poco a la moralidad humana y a los grandes ideales, que también influyen de forma decisiva en nuestra economía psíquica. De echo, se opone drásticamente al Ello. Por ejemplo, el Ello puede ver un gran pastel de boda, y el Ello dice al Yo: “comete el pastel”… Pero el Yo es un mediador entre el Superello y el Ello, y el yo dice “voy a preguntar al Superello haber qué opina sobre lo de comernos el pastel”. Y el Yo pregunta al Superello. Y el Superello puede contestar algo así como “no debemos de comernos el pastel, porque está mal, y es muy importante ajustar nuestra actuación a unas normas éticas, y a nuestros ideales humanistas: lo primero es el amor a la humanidad, luego, si podemos, nos comemos el pastel… pero en este caso, no podemos, porque le fastidiamos la boda a Pedro


ELEMENTOS PSICOLÓGICOS QUE INFLUYEN A LA HORA DE ENCONTRAR EL AMOR


Lo cierto es que el amor sobre otra persona es algo que fluye desde nuestro inconsciente Cuando nos enamoramos, es el Ello el que dice: “ese chico o esa chica me produce un extraño placer…”, es un instinto puramente animal, el amor surge, un poco, como si fuésemos un imán que se ve irresistiblemente atraído por el metal. A partir de ahí, el Yo empieza a trabajar para conseguir a ese chico o a esa chica que nos gusta, y el Superello, debe de dar su visto bueno… Pues por ejemplo, si es por algún motivo inmoral amar a esa persona que nos gusta (podría ser nuestro primo, un hombre casado, etc.…), el Superello se opondría a esa relación pudiéndonos arruinar el romance…
Y efectivamente, cuando nos gusta alguien como posible pareja, ese amor surge de muy adentro… Surge de lo más profundo de nuestros instintos, no es una cuestión de que sea racional amar a esa persona… El amor como se suele decir, es ciego… y sordo, e incluso estúpido…
Esto también explica que muchas mujeres, por ejemplo, empiecen relaciones con hombres de los que todo el mundo dice que no les conviene (conozco un par)… Y claro, todo el mundo dice a estas mismas mujeres, que Andrés, un chico mucho más simpático y “formal” que ese pendejo looser que no tiene ni donde caerse muerto que gusta a la chica, es una opción como novio mucho más racional… Pero el amor se guía por el ello, no por el yo… Por tanto, la mujer, aunque sepa que va a sufrir, se quedará con el hippie que vende artesanías en la calle, que la toca muy adentro antes de que con el formal Andrés.
EL SECRETO DEL AMOR SEGUN FREUD

La realidad, es que  nosotros, los psicólogos, ahora que conocemos la psicología humana según Freud, podemos usarla para entender a ese chico o a esa chica que nos gusta… En el fondo, muchos terminamos eligiendo a una pareja que nos llena los deseos del Ello, los impulsos más primitivos; pero que también llena los deseos del Yo, o sea, que esa pareja sea adecuada racionalmente para nosotros… que nos convenga, que sea una pareja lógicamente adecuada para nosotros… ¡
Y el secreto para enamorar, es precisamente jugar un poco con estos dos elementos psicológicos que influyen a la hora de encontrar pareja: el Ello y el Yo:
1. Por un lado, cautivaremos el Ello de nuestro candidato-a a pareja, por medio de nuestra pasión, por medio de nuestro impulso, por medio de ser un humano sano, vigoroso, dominante, soberbio, sin miedo, seguro de sí mismo, seductor, con una fuerte pasión  que nos sale de muy adentro por medio de arreglarnos el cabello, las uñas, hacer yoga para tener un cuerpo perfecto, tomar mucha agua para tener una piel hidratada…
2. Y por otro, cautivaremos el Yo de nuestro candidato-a a pareja, por medio de nuestra razón, de nuestra conversación, de nuestro sentido común, de nuestros argumentos adultos y de nuestro espíritu adulto y racional. Por medio de nuestra cultura, de nuestros conocimientos del vino, nuestros conocimientos de psicología, del amor, de todo aquello que nos interesa y que tenemos en común con esa persona que amamos.
Si somos capaces de conquistar el Ello y el Yo de nuestro candidato-a a pareja… seremos extremadamente felices.  En el fondo, buscamos como pareja a alguien que nos fascine tanto por su espíritu de hombre o mujer impulsivo; como por su sentido común, por su capacidad de mantener amenas conversaciones y ser sensato en el día a día… Estos son los dos grandes elementos que nos harán enamorar, y con los que nosotros mismos enamoraremos.
Estos son los tres elementos básicos de la psicología freudiana: El Yo, el Ello, y el Superello. El Yo media entre el Ello y el Superello, que son opuestos, pues uno representa los deseos inconscientes más egoístas; y el otro representa los ideales humanos más elevados. Y claro… muchos de nosotros hemos tenido en nuestra vida esa dura pugna, entre el Ello y el Superello… Por ejemplo, ¿Enriquecernos a cualquier precio porque eso nos da placer… o respetar en cambio unas normas de moralidad, aunque signifique esto disminuir un poco el  placer…?
En fin.. Esta es la psicología del amor según Freud.




martes, 5 de febrero de 2013

EL ESTRES POSTRAUMATICO. ¿POR QUE VIENE CUANDO TODO SE CALMA?




Hoy quise escribir sobre este tema, porque suele suceder que en un momento de crisis, reaccionamos de una forma tranquila, con toda la calma del mundo, pero luego... Cuando todo parece calmarse, aparece esta ola de estrés, a veces nos preguntamos ¿por que aparece ahora?


Resulta que el estrés postraumático es un trastorno psicológico que suele aparecer luego de un acontecimiento traumático que se sufra, individual o colectivamente, o por la advertencia o aviso que ponga en peligro a una persona o a la sociedad donde se viva.

Estamos acostumbrados a usar la palabra estrés dándole un significado de preocupación, ansiedad, desasosiego, intranquilidad, nerviosismo o de preocupación. En efecto, en una de sus concepciones, nos estresamos cuando se pierde algo, sea el empleo o la buena salud. También nos estresamos cuando ocurre un cambio cuando terminamos una relación o por cualquier otro acontecimiento que nos produzca ansiedad. Cualquier cosa que cambie la vida de una persona le producirá estrés. Cambios familiares como un divorcio, cambio de residencia, cambio de trabajo o cambio en los hábitos.

El trastorno postraumático se presenta después de un trauma mayor y puede durar largo tiempo. Puede aparecer después de un asalto, violación, incendio, eventos de impacto social, desastres naturales o una separación.

Estos sucesos alteran la respuesta del organismo al estrés "normal" y se perturba el funcionamiento de las hormonas, provocando una típica sintomatología y variaciones en el comportamiento de las personas, tales como irritación, estados depresivos, ataques de cólera, sobresaltos, insomnio, desórdenes del sueño, pesadillas o falta de atención, entre otros.

Físicamente, se altera el pulso, puede aparecer taquicardia, fiebre, vértigo, sensaciones de indisposición, cefalea e hiperactividad. 

Una característica común en quienes padecen el trastorno es estar obsesivamente recordando el episodio traumático con zozobra, pena y a veces con desesperación.

Algunos, por el contrario muestran apatía e insensibilidad y una supuesta falta de interés por cuanto le rodea y en lugar de tener recuerdos recurrentes, exteriorizan una incapacidad para traer a la memoria el propio trauma.
Generalmente, el estrés postraumático genera culpabilidad por no haber podido hacer más por los demás o simplemente porque no le ocurrió nada a sí mismo (a).

Es un proceso difícil que suele aparecer sin que nos demos cuenta, por tanto, es importante saber el por que del exceso de estres y aprender a evitarlo.


PENSAMIENTOS HORRIBLES VIENEN A MI MENTE. ¿COMO ELIMINARLOS?



Me atrevería a jurar que no existe persona en el mundo que en alguna u otra ocasión no se haya visto asaltada por pensamientos indeseados, esas ideas que giran una y otra vez en nuestra mente y de las cuales se nos hace particularmente difícil desprendernos. Sin embargo, todo no está perdido, existen algunos trucos para defenderse de esos pensamientos horribles

1. Distracción focalizada. La sabiduría popular nos enseña que un clavo saca a otro. Y si bien esta máxima no se aplica a las relaciones interpersonales, si es perfecta para eliminar los pensamientos indeseados.

Sin embargo, no dejes vagar la mente buscando otras ideas en las cuales concentrarte porque probablemente regresarás al punto de partida. En su lugar, busca una actividad placentera y dedícate a ella. Eso sí, intenta que no sea una tarea automática porque de esta forma el pensamiento tendrá libertad para ir donde le plazca. Puedes leer, ver la televisión, encontrarte con un grupo de amigos…

2. Posponer conscientemente la idea indeseada. Nuestra mente es muy lista y nos suele jugar malas pasadas. A nivel de laboratorio se realizó un experimento muy interesante en el cual se crearon dos grupos: a uno le pidieron que evitara pensar en una idea y al otro se le dijo que debían posponer la idea durante 30 minutos.

El primer grupo, al cual se le pidió que reprimiese la idea, no solo no tuvo éxito sino que el pensamiento indeseado regresó con nuevas fuerzas. Al contrario, el segundo grupo logró dejar de pensar en la idea que le habían propuesto, al menos durante los 30 minutos establecidos. (increible pero cierto)

3. Evitar el estrés. En el imaginario popular existe una creencia que puede parecer muy lógica pero que es del todo errónea. Se piensa que si nos sometemos a situaciones llenas de tensión, como trabajar mucho o implicarnos en proyectos que nos agoten mentalmente, nuestra mente se olvidará de las ideas indeseadas. En realidad, esta técnica puede surtir efecto durante un tiempo pero su costo para nuestra salud física y el equilibrio psicológico son muy elevados.

Se ha demostrado que los pensamientos horribles suelen aparecer en épocas de estrés, incluso si el foco tensionante no está directamente relacionado con el contenido de la idea. Por ejemplo, estamos estresados porque tenemos que entregar un proyecto de trabajo y nos atacan ideas recurrentes sobre la necesidad que tenemos de cambiar casa. Por ende, la mejor estrategia para combatir el pensamiento rumiativo es evitar el estrés. (dificil, dificil, dificil)

4. Meditar. En artículos anteriores he hecho referencia a la importancia de la meditación y a como me salvó en una época dificil. Pues bien, la meditación también es una excelente herramienta para eliminar los pensamientos horribles puesto que nos ayuda a tener un mayor control sobre nuestra atención consciente. Es decir, aprendemos a dominar nuestras ideas y a focalizarnos en aquellas que son realmente positivas y beneficiosas.

5. Aceptar la idea. Los pensamientos horribles e indeseados suelen surgir de una preocupación latente, de un miedo o de una situación conflictiva que debemos resolver. Lo curioso es que, al igual que un adolescente rebelde, mientras más luchemos contra ellos, más fuertes se volverán. Por eso una buena estrategia es aceptar la idea indeseada, reflexionar sobre sus causas y consecuencias y, de ser posible, trazarse un plan de acción para eliminar el foco de preocupación.

viernes, 1 de febrero de 2013

¿Como supero esta tristeza que me invade?


Hay ocasiones en las que nos sentimos que nada nos anima, todo es tan triste que solo quisiéramos tomar medio Alprazolam y despertar mañana con la esperanza de que ya sea un nuevo dia y esque la tristeza llega, pero ¿que hacemos con ella?
Estar triste es una parte de la vida. Todos nos sentimos tristes o heridos en un momento u otro de la vida. Sin embargo, no tienes que estar triste. Con un poco de esfuerzo puedes superar la tristeza y el dolor y seguir adelante con tu vida. De acuerdo con Alan Gettis, Ph.D., autor de "La Solución Feliz: encontrar el gozo y el significado en un mundo al revés", volver a estas emociones te permite sentirte nuevo, más brillante, como la felicidad y el amor.
He investigado lo que se puede hacer para tratar de superar la tristeza, para empezar espero que a mi me sirvan.

Instrucciones

Necesitarás

  • Un bolígrafo
  • Papel
  1. 1
    Haz una lista de cosas que te gustan en la vida. Éstas pueden ser cosas muy sencillas, por ejemplo, si te gusta caminar, salir a tu terraza en la mañana y sentir el sol en tu piel, ¡escríbelo! Si te gusta ir a la opera, practicar Belly Dance. Cualquier cosa que te guste y te haga sonreír, ponlo en la lista. Trata de hacer esto tan a menudo como te sea posible.
  2. 2
    Pasa tiempo con tus amigos haciendo cosas positivas.  Ve a un evento que disfrutes, en el que estás seguro de encontrar personas con ideas afines. Según el libro "El camino consciente a través de la depresion liberarse de la infelicidad crónica", una influencia positiva en tu vida es importante para estar feliz y luchar contra la tristeza y el dolor.
  3. 3
    Haz ejercicio por lo menos tres veces a la semana.  el ejercicio acumula endorfinas, que hacen que te sientas muy bien. Cualquier ejercicio que puedas hacer ayuda, así que ¡hazlo! Luego de ejercitarte, toma una ducha y reflexiona sobre tu sesión de entrenamiento realizado. Un beneficio adicional es que comenzarás a verte mejor y más saludable.
  4. 4
    Aprende de los animales en la naturaleza o busca una mascota. Los animales nos pueden enseñar mucho acerca de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y no detenerse en lo malo. Si un gato está persiguiendo una mariposa, se está divirtiendo en este momento, pero cuando la mariposa se va, el gato no se sienta y se pone triste, sino que encontrará algo que hacer. De acuerdo con Liz Adamson, autora de "Liberación del dolor y de la tristeza", pasar el tiempo con un animal te ayudará a aprender estas características y dar un paso más para superar la tristeza.
  5. 5
    Comienza un diario,  escribir un diario te ayudará a sacar tus emociones sobre el papel para que puedas seguir adelante con tu vida. Haz una norma, una vez que hayas escrito sobre ella y des vuelta la página, ¡olvídate de ella! Saca el mal de tu mente y trata de no pensar de nuevo en ello. Escribe siempre, cuando estés en un momento muy feliz en tu vida puedes regresar y leer sobre cómo te sentías en ese momento y ver lo lejos que has llegado.
    La tristeza puede ser intensa sin embargo, puede llegar a ser infinita si tú la alimentas a través de la actitud. ¿Cómo puedes controlarla de una forma positiva?
    1. En primer lugar, pon voluntad, es decir, tendrás que hacer un gran esfuerzo para centrarte en el presente. La vida sigue, es decir, el destino siempre tiene un rumbo claro hacia el futuro, por tanto, no te quedes estancado en el mañana. Aunque el peso del dolor hace que centres tu punto de vista en la tristeza, siéntete afortunado por todas las cosas que ya tienes, entre ellas, valora la salud. Y también, disfruta de tu trabajo, de tu libertad, de las relaciones personales…
    2. Pide ayuda. No quieras salir tú sólo del pozo si te sientes hundido al extremo. Seguro que alguien puede echarte una mano, por ejemplo, seguro que tus mejores amigos están allí. También puedes encontrar un punto de apoyo en revistas de temas emocionales o libros de auto ayuda.
    3. Es normal sintamos en algún momento la  tristeza. Por tanto, asume este sentimiento como un elemento normal dentro del periodo de duelo. Por el contrario, estar eufórico sería imposible si de verdad se ha querido a esa persona. Siempre que se ha amado se siente nostalgia, añoranza y la sensación de echar de menos. Por suerte, con el paso de los meses, esta sensación disminuye..
    4. Por muy triste y hundido que estés, no te quedes en casa viendo cómo pasan las horas. Esfuérzate por salir de tu rutina, haz cosas nuevas aunque no te apetezca. Poco a poco, ganarás más seguridad en ti y abrirás la puerta de la esperanza.
    La tristeza se supera, por ello, déjate guiar por el ejemplo de aquellos que han pasado por un proceso de este tipo.