Google+ Followers

domingo, 10 de junio de 2012

LAS VERDADES SOBRE EL PSICOANALISIS


En algunas ocasiones, me preguntan ¿Por que estudiaste un postgrado en psicoanálisis. ¿Acaso todavía existe eso? ¿No estará algo desactualizado? ¿Que puedo decir? obviamente si fuera algo desactualizado no existirían las escuelas de psicoanálisis. Tambien me preguntan ¿Por que una psicologa industrial estudió algo tan clínico? Mi respuesta es sencilla. ¿por que psicoanálisis? Voy a explicar muy sencillamente lo que es y sus teorías principales para que no quede duda de lo interesante que es este tema.}

Con frecuencia me preguntan qué relación guarda el psicoanálisis con la psiquiatría y con la psicología, o si en el fondo no son la misma cosa. Para resolver esta duda, digamos en primer lugar que el psicoanálisis es un tipo especial de psicología, y que posee una identidad propia que lo diferencia por completo de otras disciplinas con nombres parecidos.
La palabra psicoanálisis fue creada por el conocido médico y pensador austriaco Sigmund Freud, Con ella se refería a un método creado por él para el estudio y tratamiento de un amplio grupo de padecimientos que la medicina de su época conocía como neurosis. Las famosas neurosis eran una especie de “basurero” conceptual de la medicina en el cual eran arrojados  todos aquellos enfermos que sufrían de ciertos síntomas que parecían tener su origen en el sistema nervioso, pero sin que fuera posible encontrar evidencia de ello ni en el ser vivo ni en su cadáver. En resumidas cuentas, la causa de las neurosis se atribuía a una supuesta “degeneración cerebral” que nunca se logró demostrar.
Los padecimientos neuróticos más comunes eran la histeria (caracterizada por trastornos como la “personalidad múltiple” y por alteraciones de distintas funciones nerviosas, como ceguera o parálisis); las fobias (temores irracionales, por ejemplo a algún animal o a salir a la calle); y las obsesiones (pensamientos torturantes y absurdos, pero imposibles de quitar de la cabeza).
Pues bien, impulsado por un deseo de aliviar el sufrimiento de sus pacientes, pero sobre todo por un apetito de saber, Freud se dio cuenta, de manera gradual y en buena medida por casualidad, de que con escuchar de manera atenta y desprejuiciada al enfermo era posible no solamente librarlo de sus síntomas neuróticos, sino también comprender las causas de los mismos. Por razones de espacio, no es éste el lugar para describir con pormenores cómo llegó el fundador del psicoanálisis a diseñar el método que aún hoy practicamos. Por ahora, bastará con decir que mediante él pudo establecer que el síntoma neurótico era un producto mental, un fenómeno psíquico, y no la consecuencia de una anomalía cerebral.

Por el análisis de muchos casos, Freud llegó a la conclusión general de que los seres humanos, tanto los neuróticos como los “normales”, eran gobernados por impulsos y procesos mentales de los cuales ni ellos mismos tenían idea, porque tal conocimiento los pondría en una situación de angustia y de conflicto consigo mismos y con el entorno cultural. Fue así como estableció el concepto más importante del psicoanálisis y base de nuestro quehacer: el del inconsciente dinámico o reprimido.
Como si con lo anterior no bastara, Freud diseñó un método para el estudio de los sueños que despejó toda duda acerca de la importancia de los mismos. La aplicación de dicho método ha demostrado que los sueños no solamente tienen sentido, sino que su comprensión nos señala el “camino real” para el conocimiento del inconsciente.
En conclusión, el psicoanálisis nos enseña que no somos dueños ni de nosotros mismos, puesto que nos gobiernan tendencias y procesos que normalmente no podemos ni queremos conocer. No resulta extraño que esta idea hiera hondamente la vanidad del hombre moderno, tan seguro de sí mismo, de su poder y de su racionalidad.
En síntesis, el psicoanálisis ha probado ser un método de gran utilidad para la comprensión y tratamiento de los sufrimientos generados por trastornos como las neurosis y psicosis, además de muchas otras alteraciones de la vida sexual, de las relaciones interpersonales, trastornos de la personalidad y el carácter, reacciones situacionales, etc. Así pues, sólo nos queda añadir que la única forma de saber qué tan buena es la experiencia analítica consiste en pasar por ella.
El psicoanálisis en “píldoras”
  • Es un método de investigación y tratamiento creado por Sigmund Freud (1856-1939) y desarrollado por sus sucesores
  • Su objetivo es el estudio del inconsciente psíquico
  • No es una parte de la medicina, la psiquiatría o la psicología, sino que tiene sus propias teorías y métodos
  • No busca suprimir o maquillar los síntomas psicológicos, sino llegar a sus raíces inconscientes
  • Ha mostrado ser de mucha utilidad para la comprensión y el tratamiento del sufrimiento psicológico de muy diversas clases de personas
  • Sólo puede ser practicado por profesionales especialmente entrenados de acuerdo con normas internacionales
  • No ofrece soluciones “fáciles, rápidas y sin dolor” (mágicas), sino que exige tiempo y esfuerzo de parte de ambos integrantes de la pareja analítica
  • No es una “ciencia maligna” que permita a quien la detente controlar a otras personas
  • No es sólo para ricos, intelectuales o “locos”
  • No crea “dependencia”, sino que aumenta la libertad. 
En resumen, ésto es el psicoanálisis ¿Por que lo estudie? Me apasionan los temas sobre la neurosis y todo lo que ayude al ser humano a controlar sus emociones. El psicoanálisis es un método de ayuda como otros más. Es interesante aprender cosas nuevas, todo aquello que aprendas y sirva para tu vida o para ayudar a otros, vale la pena estudiarlo

jueves, 7 de junio de 2012

¿COMO LA MEDITACION SALVO MI VIDA?




¿Que es la meditacion y Como salvo mi vida? Puede parecer algo difícil de creer pero les contaré esta historia.
Andy era una mujer profesional con un futuro por delante, a punto de casarse, tenía ya casi todo pagado para su boda, con toda la ilusión que  a una mujer embarga ese gran día, soñaba como todas con ese día en el que etrara a la iglesia con el vestido blanco y al final del camino, en ese glorioso día, estuviera su principe azul, viéndola con ojos de enamorado. Todo parecía perfecto, pero la realidad estaba muy lejos de ésto.
Andy se empezó a dar cuenta de que su "Principe azul" había cambiado, simplemente ya no era el mismo que años atrás había conocido, ya no era ese hombre dulce y bueno que algún día conoció en la iglesia, justo en un retiro frente a una imagen de Jesucristo, y esque Andy sintió como una señal de Dios que le decia "Este es, este es tu principe azul", sin embargo, tres años después, ese principe se había convertido en un hombre poco enamorado, poco comprensivo que no hacía mas que pensar solo en él mismo. Su principe azul descubrió que debia pensar más en el y que Andy debía adaptarse a estas exigencias, quedaba menos de un año para la boda y era ella quien se encargaba de planificar todo lo que sería el final de la historia "Y vivieron felices para siempre", y ¿Que paso con el principe azul? Nisiquera tenía interés alguno en nada que se relacionara con ese día que Andy tanto soñaba, un día, al final de esta historia, Andy decidió terminar su compromiso, se dió cuenta que debía amarse a si misma y no permitir que un hombre que no la quería se casara con ella por compromiso. Andy al fin abrió los ojos y con un poco de ayuda divina, se quito el anillo con todo el dolor de su corazón, (este tipo de dolor sería uno de los mas grandes que una mujer ilusionada pueda sentir), devolvió el anillo y le dijo a su principe azul "Yo me merezco mas que esto, yo me merezco un hombre que me trate como una princesa, como yo lo merezco, yo se que el verdadero amor existe, yo creo en los cuentos de hadas, creo en la frase "Y vivieron felices para siempre", yo merezco un hombre bueno que yo sea su razón de vivir, que me ame por sobre todo, que me considere, que se preocupe por mi y que en verdad quiera vivir conmigo para siempre, y con el corazón lleno de dolor, pero con una gran fe, se dió la vuelta y desapareció para siempre sin despedirse. ¿La mejor decisión de su vida? Habría que preguntarselo a ella, pero ¿Que hacia para superar este vacio?.
Andy habia asistido a la iglesia católica e incluso estudió dos años para ser Directora de un grupo de pastoral, sin embargo, no logró encontrar en su iglesia lo que buscaba y despues de un fuerte análisis y de superar el duelo por la pérdida de su "Principe azul", y varias botellas de vino, se dió cuenta de que habían dos cosas que debía aprender, Una de ellas era el desapego, y esque se dió cuenta de que mientras mas pensara en su bienestar, inevitablemente, su autoestima y su seguridad aumentarían y sería capaz de superar mas rápido su pérdida, la segunda era la Meditación y se dió cuenta de como sus beneficios le ayudarían a ser mas serena y menos neurótica. La pregunta era ¿Donde aprendería estos dos aspectos que tanto necesitaba reforzar? Definitivamente en la iglesia católica sería imposible.
Andy empezó a ejercitarse y a recibir clases de yoga, Todos los domingos asiste a la Mezquita Aldaawa a recibir sus clases de yoga y empezó a buscar y a buscar, hasta que al fin, el camino se abrió ante sus ojos, un amigo le recomendó a otro amigo y asi fue como empezó a asistir a una iglesia budista en su país y descubrió las maravilas de la meditación y empezó a aplicarlas a su vida. Andy aun es católica y asiste a misa los domingos. Pero aprendió algo importante que aun aplica a su propia vida.
Esto me lleva a la segunda historia, muy famosa en el mundo del psicoanálisis:

Un hombre  es atormentado por un sueño recurrente. Este hombre se encuentra atrapado en una habitación; es incapaz de abrir la puerta y escapar. Registra la habitación en busca de la l1ave, pero nunca puede encontrada. Con todas sus fuerzas intenta abrir la puerta, pero ésta no se mueve en lo más mínimo. No hay ninguna manera de salir de la habitación excepto a través de la puerta que él mismo no puede abrir. Está atrapado y tiene miedo. En una sesión con su analista el hombre se refiere a este sueño, el cual ha estado atormentándole durante años. El analista atiende cuidadosamente al relato del sueño, prestando atención a todos los detalles, e indica que quizás la puerta se abre en la dirección opuesta. Cuando tiene este sueño de nuevo, el hombre recuerda dicha sugerencia y descubre que la puerta gira hacia dentro sin resistencia alguna.

Andy se preguntaba, ¿Es esto una situación común?

Hoy en día mucha gente tiene esta sensación de estar atrapada, de estar encerrada en una vida que ya no parece ser satisfactoria. Sintiendo un sentimiento de callada desesperación y mantenido a distancia a través de una actividad constante o de remedios milagrosos. ¿Quién de entre nosotros no ha sentido alguna vez la necesidad de escapar hacia una nueva vida, fantaseando quizás que uno es liberado por un nuevo y hermoso amante o imaginándonos que ganamos la lotería? Algunos de nosotros nos pasamos la vida esperando; esperando a que pase algo que cambie nuestras vidas. Y aun así, la lección más básica y obvia que la vida le ofrecía a Andy, aparentemente tan difícil de comprender, es la de que la felicidad es un estado mental, y no algo que pueda ser adquirido del mundo exterior o de otras personas.
Todos ambicionamos la felicidad, pero la mayoría de nosotros la buscamos fuera de nosotros mismos; en otras personas, en el trabajo, o en otros lugares. Conforme envejecemos nuestros sueños se desvanecen lentamente. Vamos convirtiéndonos en personas menos idealistas, más pragmáticas. Nos conformamos con lo que tenemos y tratamos de ser filosóficos en relación a esos sueños que nunca se cumplieron, o que sí se cumplieron pero resultaron estar vacíos de la promesa que en otro tiempo habían guardado. En su mayoría nuestras vidas se van asentando sobre moldes previsibles, y mientras tanto lo único que hacemos es contemplar tristemente nuestros sueños rotos o vacíos. En su poema "La Puerta", el poeta checo Miroslav Holub nos incita a tener el valor de contemplar nuestras vidas con nuevos ojos.

Ve y abre la puerta.

Quizás afuera haya un árbol,

Un bosque, un jardín,

Una ciudad mágica.


Ve y abre la puerta.

Quizás haya un perro hurgando.

Quizás veas una cara, o un ojo,

o la imagen de una imagen.


Ve y abre la puerta.

Si hay niebla,

se despejará.


Ve y abre la puerta.

Aunque no haya nada más

que el tictac de la noche,

aunque no haya nada más

que el sordo aire,

aunque no haya nada,

ve y abre la puerta.

Al menos hará viento.

La puerta de la que el poeta habla es la puerta que se abre hacia dentro para revelar nuestras necesidades más profundas al igual que nuestras más elevadas aspiraciones. La meditación es un modo de abrir esa puerta. Al abrirla das el primer paso en el "sueño" del despertar que, a través de la historia, ha sostenido la imaginación de la humanidad. Es un sueño sin final predeterminado; La puerta de la meditación

Andy aprendió sobre la puerta de la meditación, que  es la puerta de la conciencia y el amor universal, de la expansión sin un límite conocido. La meditación empieza con el proceso de adentrarse en uno mismo y nos conduce a emerger en la corriente misma de la vida, siendo nuestra separación de ésta la causa de nuestro más profundo descontento. Cuando abrimos esta puerta nunca sabemos lo que vamos a encontrar -sí, puede que sea "un perro hurgando", pero quizás haya "un jardín o una ciudad mágica"-. La meditación es una apertura. Al menos soplará el viento

Las meditaciones budistas le enseñaron a Andy  una forma de trabajar en la mente usando la mente: permitiendo incrementar la capacidad de conciencia y positividad, que a su vez se puede usar para ver la naturaleza de las cosas como realmente son, aprendió también que  hay varios posibles malos entendidos de lo que es la meditación: uno de ellos es pensar que la meditación es tan solo un tipo de relajación. Otro puede ser que la meditación es un estado de trance. Por otro lado a veces se piensa que la meditación es un agradable viaje lejos de la realidad o que la meditación es una forma de autohipnosis, incluso se afirma que la meditación es poner la mente en blanco.
Es cierto que la meditación es un antídoto poderoso contra la tensión, pero este beneficio es secundario y no su objetivo principal. La meditación así mismo no es un trance ni un estado hipnótico en el que se pone la mente en blanco. La meditación es una forma de conciencia más amplia en la que se eleva a nuevas alturas y no una forma de reducirla a un estado semiconsciente.
Andy empezó a asistir a los cursos introductorios del Budismo tibetano, sin cambiar su religión y aprendió la historia del Buda, aprendió tecnicas de meditación, e investigando mucho aprendió lo siguiente: La práctica del desarrollo del “amor Universal” proporciona una forma directa de trabajar con las emociones, incrementando la autoestima y el cariño por otras personas. Muchas personas que hacen esta práctica por primera vez se sorprenden al ver que es posible sentir emociones tan positivas e intensas. Si los efectos de la meditación se refuerzan con un comportamiento ético, estos sentimientos pronto empezarán a extenderse a toda nuestra vida, donde parecerá tener un efecto casi “mágico”, mejorando nuestras relaciones interpersonales y a través de ellas, toda nuestra vida.

Para la mayoría de la gente el fruto inmediato de la práctica budista es un estado de mayor calma, positividad y conciencia, junto con una sensación de crecimiento, plenitud y satisfacción. Sin embargo todas estas cualidades, por positivas que sean, no son todo el objetivo de la meditación. Son cualidades deseables pero sujetas al cambio. Incluso el ser humano más sano puede verse afectado por el cambio cuando este sucede con la adversidad, la enfermedad, vejez o muerte. En estas situaciones necesitamos ser algo más que seres humanos saludables.
Cualquiera que lea este artículo podría opinar ¿como creen que Andy se siente? ¿Habra encontrado en la meditación la solución para vivir mas feliz y en armonía? ¿Habrá aprendido sobre el desapego? La respuesta es que si, que no importa lo que digan los demás, no importa que muchos de sus amigos católicos estén en desacuerdo con ella. Lo importante es que al fin, ha visto la luz al final del camino y que definitivamente "La Meditación salvó su vida". Prueba y verás que funciona. (yo lo digo por experiencia)