Google+ Followers

miércoles, 7 de abril de 2010

Mi psicologo ha desaparecido ¿Acaso volveré a enloquecer?


Recuerdo a mi psicólogo... Lo conocí hace 7 años, cuando tenia yo una corta edad y estaba estudiando en la universidad, conseguí un cargo como Gerente de Recursos Humanos estaba en el segundo año de la universidad y no contaba con experiencia alguno, el nivel de estrés que manejaba llegó a ser insoportable, motivo por el cual conocí a mi psicólogo Mau, se encontraba en aquel entonces realizando sus prácticas de psicología y llevaba muy poco tiempo en Guatemala, luego de haber decidido cambiar de vida y elegir un país X, el cual resultó ser acá. Al principio pensaba que solo los locos tenían necesidad de un psicólgo, pero al pasar el tiempo, la relación psicólogo-paciente se volvió en la mejor y mas bella amistad que he tenido en mi vida, resulté en muchas ocasiones siendo yo su propia psicóloga y llego a mi vida una fascinación por la psicología clínica y el mundo del psicoanálisis, llegué a entender que un psicólogo muchas veces está mas loco que el propio paciente, que tienen ideas sumamente extrañas, probablemente extraídas de tanto libro y teoría extraña que enseñan en las universidades.

Sin embargo, con el tiempo se volvió una relación de dependencia, siempre que tenía un problema consultaba con mi amigo quien dejó de cobrarme y en vez de eso, empezó a darme a probar todos los platillos chilenos y argentinos que jamás imaginé probar, nuestras sesiones consistían en visitas a su oficina, a veces después del trabajo, a veces los fines de semana, con una copa de vino y una larga plática que se prolongaba por horas, el nivel de confianza fué aumentando cada vez hasta que dejé de resolver por mi misma los problemas, cada vez que había uno, tomaba el teléfono y lo llamaba, lo mismo hacía el. Todo esto sin darme cuenta de que algún dia podía llegar a faltar esta persona y nunca pensé en lo que haría, parecía algo imposible.

Han pasado tantos años ya que llenaría hojas de recuerdos.

Sin embargo, un dia, mi amigo el psicólogo decidió que no hacía nada bueno con su vida estando tan lejos de su familia, que llevar a la cama a tantas mujeres lindas no le satisfacía y que su vida estaba vacía, decidió probar en otros lados, pero siempre regresaba, cada vez que se alejaba, hablábamos por msn, hablábamos por correos, en fin.. siempre estabamos ahi.

Después de ir a Estados Unidos a dar clases a una universidad de Nuevo México, ganar muchos reconocimientos por sus prácticas psicoanalíticas y de hipnosis, entre otras cosas, decidió regresar a Santiago, decidió volver a sus raíces, pero nunca pensé que no volvería a verlo.

Luego del último terremoto de Santiago, me dijo que iría a una finca de su padre para poder alejarse del mundo, que era horrible haber regresado al fin a su tierra y ver todo destruído... Jamás volví a saber de él, escribí mil correos, me conecté muchas veces al msn, y nada.... Al principio como todo luto, se presentó la negación, pensé que no importaba, que todo estaría bien, evitaba pensar en mi amigo, pero después de no saber nada, por fin me dí cuenta de que algo faltaba, que esa dependencia que tenía estaba siendo afectada, entonces pensé ¿Que haré ahora? ¿A quien voy a consultar cuando tenga un problema? ¿Quién va a decirme ahora si mis teorías de psicología son correctas? ¿Quien va a criticar ahora mi página web o a reirse de las cosas que escribo? ¿Con quien iré a tomar ahora una copa de vino cuando me sienta tan triste sin saber que hacer?? Mau me ha dejado a un amigo psicólogo a quien pagó sus honorarios por un año entero, pero jamás será lo mismo, luego me pregunté ¿Será que de verdad necesito un psicólogo? Si todo en mi vida es tan normal, si soy tan feliz, pero luego recuerdo cuando estaba estudiando psicoanálisis en la Universidad en donde nos dijo un sabio maestro que "Todos necesitamos un psicólogo siempre" "Todos estamos locos siempre, algunos más que otros".

Dejé de asistir con el nuevo psicólogo y definitivamente, una nueva etapa en mi vida inició, ahora debo enfrentar el mundo sola... Sin mi psicólogo a mi lado.

Tal vez para cualquiera parece muy sencillo, pero cuando alguien pierde a un ser amado, supongo que el luto que siente es similar al mío aunque en distinta forma.

Respeto a las personas que logran superar rápido una pérdida, yo lo he logrado hasta el momento, pero mi pregunta sigue en pie ¿Donde esta mi psicólogo? ¿Será que voy a necesitarlo otra vez? Supongo que algún dia podré responder a estas preguntas.